TOP

El sonido de Qverno retumba en el desierto

La nueva banda liderada por Alain Martínez, golpea con Vol I

 

 

CAYETANO F.M.

Pertrechados con sus guitarras, batería y bajo, Qverno irrumpen en el panorama nacional con la potencia de una horda enfurecida a la conquista de las no muy transitadas tierras del desert rock en castellano. Un asalto que Alain Martínez (1982, San Sebastián, País Vasco), líder de la banda, lleva fraguando desde hace más de cuatro años en busca de unos secuaces dignos de tal mérito “esto que hemos hecho es muy auténtico, es el trabajo de cuatro frikazos que les flipa y eso también se nota, el público lo recibe”, cuenta el donostiarra. Estos tres “frikis” que se han puesto bajo su mando son: Ekain Elorza empuñando las baquetas, Fernando Seisdedos al bajo y Javier Moreira como guitarra, tres músicos curtidos en bandas del calibre de Dinero, Morgan, Minor Empires o Trono de Sangre, entre otros.

Calificar Vol.I (15 de marzo de 2019) de desert rock no es del todo preciso, en parte porque con el paso de los años cada “género” se diluye en un sinfín de derivados, matices y comparaciones; y por otra, porque aunque la influencia de este género es palpable, no es la única, también hay algo de hardcore o de thrash, eso sí, todo con un empaque muy noventero, “empecé a escuchar música con las cintas de mi hermano mayor que eran Metallica, Nirvana, … Luego ya me metí más hacia el punk hardcore, con Bad Religion y toda esta onda… Luego a los 60, 70,… Hay días que te pones MC5 y otros Mastodon. Al final es un cúmulo de influencias, de cosas que llevo escuchando toda la vida, eso sí, quería darle a todo un aire noventero, como una seña de identidad”, explica Alain .

Otro factor clave e indispensable para hablar de Qverno y dar algunas pinceladas sobre este Vol. I (sí, algo de culpa tiene Led Zeppelin) es la electricidad. Canciones como 1%, Diamantes dementes o sin ir más lejos Convulsiones, single de presentación, son temas muestra de la vehemencia eléctrica de la que hace gala esta recién estrenada banda, “estamos trabajando ahora en acústicos para radio y está costando… Hay algún tema que gracias a la armonía y tal quedan guay, pero claro, hay otros que son inviables, que cuando los escuchas dices: tío, esto necesita electricidad”, cuenta Alain. Esta seña de identidad se encuentra plasmada desde la portada en esa especie de huracán eléctrico que como nos cuenta Alaín, encargado también de este diseño, está inspirado en el padre de Ziggy Startdust, “buscaba algo muy simple y llamativo, que llegara rápido. Quería que tuviera la electricidad, la garra,… Y justo murió Bowie así que en cierto modo también es una especie de homenaje”.

Vol. I, grabado en Ultramarinos CostaBrava, no ha sido un trabajo fácil y poco ha quedado a manos de la suerte. Por eso la elección de un estudio por el que han pasado nombres como Toundra, Muletrain o Cobra; bueno, por eso y por como dice el propio Alain, por Santi García, “tuvimos muy claro de ir con él, sabíamos que este pavo te saca fuego”. Eso en cuanto a los instrumentos, las voces quedaron a cargo de otro amigo y compañero de banda, Sean Marholm, de Dinero, “es muy bueno haciendo armonías, ha contribuido mucho en el sonido”, explica Alain sobre el trabajo se Sean. Las letras, pensadas en principio para ser en inglés, han sido quizás la parte más dura de este disco, más allá de la composición, por el trabajo que supone empezar de cero y adaptar las melodías a las nuevas letras en castellano y en euskera (en el caso del tema Zaldi Eroak). Una apuesta que enriquece el disco y que muestra a todos un imaginario épico y oscuro “me mola ese rollo un poco ocultista, heavy… sin pasarnos porque tampoco quiero una lluvia de hachas. En castellano hay que tener cuidado porque a la mínima patinas, o te pones muy heavy o te pasas de popi…” cuenta Alain. Letras en las que, aunque de manera metafórica, se pueden intuir críticas a una sociedad acomodada e impasible, a los políticos o a la vuelta de viejas y oscuras costumbres.

Solo queda el último paso, ver esa potencia y esa garra sobre el escenario. Comprobar que las tropas vienen enfurecidas por el bramido del Qverno y para eso, hay que plantar cara a la primera batalla, la presentación de Vol. I en la sala Sirocco de Madrid el 10 de abril. Todo apunta a que el campo de batalla verá una victoria.

 

Miércoles 10 de abril – Sala Siroco, Madrid

 

Post a Comment