TOP

‘American Pie’, la nostalgia americana

Don McLean cuenta en esta entrevista para Free Rockin’ cómo compuso la canción más representativa de su carrera

 

RENÉ RINCÓN | Nueva York

Fue tan impactante el momento en el que Don McLean, a los 13 años, realizaba su recorrido como repartidor de periódicos, y leyó en el titular del diario que había fallecido su ídolo Buddy Holly, que se puso a escribir American Pie, una de las canciones más importantes de la discografía estadounidense. El tema, de más de 8 minutos de duración, hace suspirar a una generación que añora sus años de juventud a través de su lírica hermosa y poética. Además, tiene relevancia histórica después de ser archivado en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por considerarse patrimonio de la nación. La letra, un manuscrito de 16 páginas, fue subastada en 2015 por la casa Christie’s por 1.2 millones de dólares, un justo reconocimiento al tema designado por “Songs of the Century” como la quinta mejor canción del siglo XX.

Don McLean, músico nacido en New Rochelle, Nueva York, entró en mayo de 1971 a los estudios de Record Plant en Manhattan, para grabar uno de los discos más icónicos del pop rock americano, American Pie, el álbum que incluiría la canción homónima, inspirada en el fallecimiento de Buddy Holly en el accidente de aviación ocurrido en 1959 que también causó la muerte de Ritchie Valens (La Bamba) y de J.P. Richardson, el cantante conocido como The Big Bopper.

El cantante miembro del Salón de la Fama de Compositores nos concedió la siguiente entrevista para relatarnos el origen del Pastel Americano y de otros de sus temas clásicos, como ‘Vincent’, una canción  inspirada en la grandeza del pintor Vincent Van Gogh.

 

¿Recuerda usted el momento en el que decidió escribir una canción sobre el día que murió la música?

“Sí claro, recuerdo exactamente donde estaba, en el segundo piso de una pequeña casa en la que vivía, donde escribí muchas de mis canciones exitosas. La primera parte de la canción ‘American Pie’ me salió toda completa, la canté en un grabador ‘A long, long time ago… justo hasta …the day the music died’ y me dije a mí mismo, ‘wao, que es eso’, me quedé con esa grabación y luego saqué el coro. Eso quedó registrado en la letra original que por cierto vendí por mucho dinero recientemente”.

 

La letra de la canción menciona que usted sintió escalofríos con cada periódico que entregó.  ¿Es entonces cierto que usted se entera de la muerte de Buddy Holly como repartidor de periódicos a los 13 años de edad?

“Eso es correcto, había un paquete de periódicos que estaban envueltos en un cartón que se utilizaba para imprimir parte del diario y al yo cortarlo para abrirlo encontré allí la noticia. Lo recuerdo muy bien”.

 

¿Hubo grandes diferencias entre la idea original que usted llevó al estudio y el producto final al concluir la grabación?

“Por supuesto, hay vídeos míos cantando ‘American Pie’ hace 50 años solo con la guitarra y ciertamente la manera cómo la canción se interpreta es diferente a cuando lo haces con toda una banda y tienes a todos contribuyendo al aspecto rítmico de ese producto final. Lo que nosotros hacemos como músicos es encontrar un groove que se sienta apropiado y no necesariamente tiene que ser el mismo swing que yo había encontrado cuando ensayaba la canción”.

 

¿Tuvo usted una relación difícil con Tom Flye, el productor del disco durante la grabación de ‘American Pie’ debido a la edición que él hizo de su voz y las partes de piano?

“No, yo en realidad estaba muy descontento con todo, siempre había algo que me disgustaba, sin embargo me caían bien el ingeniero de sonido Ed Freeman y el productor Tom Flye. Me gustaba lo que hacían los músicos, pero yo a la vez pensaba que había demasiada presión por hacer un disco sin gastar dinero e intentar hacerlo rápidamente, eso me desagradaba aunque afortunadamente salió todo bien”.

 

¿Cuándo pensó usted en que esta canción se convertiría en un éxito?

“Honestamente nunca cruzó por mi mente que ‘American Pie’ sería un éxito, yo era un anti radio Top 40, era más una persona underground y de hecho, mi primer álbum Tapestry fue muy exitoso en ese tipo de público. La radio AM era donde sonaban los éxitos Pop y la FM era donde ponían el disco completo y profundizaban sobre el artista y no sobre un éxito pegajoso. Yo era un artista underground de las FM, que deseaba hacer discos y no pensaba en pegar canciones”.

 

¿Cómo influye el cambio de dueños de la disquera en la producción del disco American Pie?

“Mi primer disco Tapestry había sido el proyecto de salida de Alan Livingston el dueño de Media Arts Records quien tuvo el plan de tener una disquera de más calidad, más artístico, más detallado, pero que no funcionó. Él era un gran tipo, muy humano, yo amo la gente como él, pero desafortunadamente Alan se vio obligado a venderle la compañía a United Artists, una empresa que se enamoró de ‘American Pie’ e hizo una versión más corta de la canción que la llevó al primer lugar de la cartelera”.

 

Precisamente durante ese momento exitoso de ‘American Pie’, usted recibe elogios del hermano de Buddy Holly

“En un evento él se me acercó, me abrazó y me agradeció diciéndome que cuando escuchó la canción estaba conduciendo y se bajó de su auto y pegó saltos y gritos de alegría, porque él sabía que de alguna manera no había sido en vano. Él también me dijo que el fallecimiento de Buddy prácticamente se había olvidado, que era uno de esos sucesos de los cincuenta que casi no tenían significado y que gracias a la canción Buddy Holly era ahora una leyenda. De hecho, John Goldrosen, autor del guion del libro ‘La Historia de Buddy Holly’, me escribió una carta que decía que antes de la canción se le había hecho imposible encontrar una casa editorial que se interesara y que después de ‘American Pie’ encontró de inmediato alguien que lo publicara”.

 

“Lloré mucho en los 70s, tuve un colapso, no pude salir de mi casa, todo se derrumbó”

 

¿Qué lo inspiró a componer ‘Vincent’ en honor a Vincent Van Gogh?

“Todos conocemos el trabajo de Van Gogh, aun sin darnos cuenta, él es uno de esos artistas que has visto, que creciste con él, que estudiaste en la escuela. Van Gogh tiene mucha fuerza, es básico, primitivo, sutil y emocional. Yo leí un libro escrito por su hermano y decidí que quería escribir una canción sobre él, pensé que era una buena idea ya que nunca había escuchado de alguien que escriba un tema sobre un artista y sin darme cuenta estaba comenzando a escribir canciones tipo perfil o retrato como ‘American Pie’, ‘Vincent’ y ‘Sister Fátima’ que es también el retrato de una vidente”.

 

¿Por qué decide grabar ‘Crying’ un tema de Roy Orbison?

“Porque yo lloré mucho en los setenta, tuve un colapso, no pude salir de mi casa, todo se derrumbó y esa canción tuvo mucho significado para mí. Yo antes que nada amo a Roy Orbison, porque me gusta cantar al estilo ‘bel canto’, yo era de hecho el estilo opuesto de Bob Dylan y todos los gritones, yo era de estilo antiguo, como Sinatra, Orbison o Elvis, y al decir esto me refiero a cantar una melodía, alcanzar las notas, el vibrato, los tonos, tener el control, la dinámica, tantas cosas en la interpretación de una canción. Yo soy primordialmente un cantante que escribe canciones. Esa canción ‘Crying’ fue un verdadero reto que la disquera BMI Europa llevó al éxito en Holanda e Inglaterra y luego la colocó en el quinto lugar en Estados Unidos”.