Eran mujeres, eran negras y parieron el Blues