TOP

Lukas Nelson & Promise Of The Real: el sueño americano

Lukas Nelson y sus chicos siguen siendo la banda de rock americano del momento

 

MARÍA CANET

Cuando te apellidas Nelson, tienes veintiocho años y has formado parte de la banda de Neil Young estás condenado a arrastras las palabras “joven promesa” junto a tu nombre. Sin embargo, hay promesas que se cumplen más pronto que tarde. Eso es lo que han hecho Lukas Nelson y su banda, Promise Of The Real. Como su propio nombre indica, el hijo del gran Willie Nelson y sus compañeros de grupo han cumplido esa promesa haciendo realidad un disco de ensueño, que muchos señalan como el mejor de este 2017.

Ese sueño comenzó a idearse diez años atrás, cuando Lukas conoció al batería Anthony LoGerFo en un concierto de Neil Young. Pronto se incorporarían Tato Melgar (percusión), Corey McCornick (bajo), Jesse Siebenberg (Steel guitar) y Alberto Bof (teclados). Años después, empezaron a cumplir ese sueño, cuando grabaron junto a Young The Monsato Years (2015) y giraron con él por todo el mundo. La joven banda que acompañaba al genio canadiense no quedó desapercibida para crítica y público.

Lukas Nelson y sus chicos han sabido aplicar la lección, convirtiéndose en la banda de rock americano del momento. En efecto, su último trabajo es un viaje por los diferentes estilos que se insertan dentro de la Americana Music. Un viaje que nos lleva desde un porche de un pueblo sureño de Estados Unidos, a una calle de Chicago, pasando por los garitos más sucios de Nueva York.

El álbum comienza con Set Me Down On A Cloud, una fantasía a medias entre el Gospel y la psicodelia, que nos sitúa en una nube gracias a coros celestiales y solos de guitarra interminables. Los coros Soul y Gospel son una constante a lo largo del disco, mostrando la fuerte impronta de la música negra en la banda. Para nuestra sorpresa, la mismísima Lady Gaga–Carolina y Find Yourself– y miembros del grupo indie Lucius-en la mayoría de temas- son los encargados de las armonías vocales, mostrando así que las barreras musicales están para romperse. La herencia del Blues-el grupo llegó a telonear a B.B King– es patente en temas como Die Alone donde piano y guitarra son protagonistas.

 

 

El country y el folk más tradicionales encuentran su sitio en temas como Just Outside Of Austin, donde la escobilla de la batería evoca la locomotora de un tren, y que cuenta con la colaboración de Willie Nelson (guitarra) y Bobbie Nelson-tía de Lukas- al piano. Runni´n Shine-donde colabora Micah, hermano de Lukas, con banjo y piano-reivindica la figura de los forajidos del Oeste, contando la historia de un contrabandista. La Steel guitar brilla en Breathe Of My Baby, con ese silbido que nos transporta a las películas de indios y vaqueros. If I Started Over, el melancólico tema que cierra el disco, es una preciosa balada de Honky Tonk en la que se anhela un nuevo comienzo.

Sin embargo, el sonido sureño se moderniza cuando encuentra al rock. Lukas Nelson & Promise Of The Real son los perfectos herederos de las grandes bandas de rock sureño, mezclando guitarras potentes- al más puro estilo Creedence Clearwater Revival– con órganos y pianos, sello Allman Brothers Band. Fool Me Once parece un homenaje a Lynyrd Skynyrd, a través del piano y de los coros Soul a lo Sweet Home Alabama. En Carolina, encontramos reminiscencias a los Rolling Stones de los setenta y un punteo de guitarra muy hispano que recuerda a Warren Zevon. Find Yourself, que habla de encontrarse a sí mismo después de una ruptura sentimental, es otro brillante ejemplo de rock sureño con guiños a la música reggae. Four Letter World, con un sonido más garajero que recuerda al Dylan más rockero de los últimos tiempos, es el ejemplo perfecto del cruce de caminos entre el rock and roll más clásico y el country. Mientras, los Black Crowes y T. Rex parecen encontrarse en High Time, con un inicio que recuerda a Children Of The Revolution.

El desamor y la complejidad de las relaciones están muy presentes en el disco. Forget About Georgia cuenta lo difícil que resultaba para Lukas tocar cada noche Georgia On My Mind de Ray Charles cuando estaba de gira con su padre, puesto que acababa de terminar una relación con una chica llamada Georgia. El tema acaba con un solo instrumental que desprende la esencia de su mentor, Neil Young, mientras la guitarra parece emular el lamento del propio Lukas.

Parafraseando el verso de la canción de Neil Young que les dio nombre, –“some get stoned, some get strange, but sooner or latera it gets real” del tema Walk On– Lukas Nelson & Promise Of The Real han dado con lo verdadero, demostrando que estos alumnos aventajados merecer quitarse la etiqueta de “hijo de”. Un disco que rompe barreras y se impone como punto de encuentro de numerosos estilos, a través de un viaje por canciones que ponen banda sonora a sentimientos, vivencias y anhelos. Un disco de ensueño: el sueño americano del que nunca querrás despertar.