TOP

80 años de Lou Reed: del proto-punk al glam rock

Desmontamos Transformer, de Lou Reed, un álbum revelador que rompió moldes

 

MÓNICA RAMÍREZ RODRÍGUEZ @killer.queen88

Desde el interior de la espiral de Velvet Underground, Lou Reed no veía claro su futuro. Demasiado descontrol, demasiados sinsabores y decepciones con su banda comenzaban a asfixiarle. Necesitaba salir, romper, ir más allá y explorar un incierto camino en solitario, por lo que decidió llevarse consigo una buena lista de contactos y  sobre todo, un puñado de experiencias que retratar.

En este contexto de desencanto y deriva personal, decidió  bajarse en marcha del carro de la Velvet  tras participar en su disco Loaded (1970, Atlantic Records), una jugada que al principio le resultó bastante infructuosa, ya que su debut individual con su álbum homónimo (Lou Reed, 1972 RCA) tuvo escasa repercusión para crítica y público. Fue David Bowie, con quien compartía discográfica y en estado de gracia por aquel entonces, quien decidió poner toda su magia al servicio de su apreciado Lou.

Transformer (1972, RCA Records), ya anticipa un cierto giro en el estilo del cantante desde su portada, con un look de pelo teñido y uñas pintadas, ambigüedad sexual con la que jugó durante esta época, tanto en lo personal como en lo artístico. Un disco que fue rompedor no solo por la manera de expresar de Reed, sino principalmente por sus temáticas, hablando abiertamente de drogas, sexo o transexualidad en una sociedad, la de los años 70, que no estaba nada acostumbrada a ello.

El primer golpe lo da ‘Vicious’, rápida y punzante, con ese ritmo de guitarra que te rasga los oídos y transmite una leve regresión al sonido Velvet. A simple vista, parece que habla puramente del vicio del sexo y de la sensación placentera que produce (‘You hit me with a flower/ me golpeas con una flor”), así como  de una mujer que le acosa y le persigue, no obstante se puede hacer otra interpretación, sacando de la letra una segunda lectura.

Esa sensación placentera podría estar asociada a lo que sentía al consumir drogas, adicción que personifica en esa mujer, quien le persigue atormentándole y a quien le dedica al final un violento “déjame en paz”.

Algo más desapercibida pasa ‘Andy’s chest’, canción que generalmente se entiende como un intento de “animar” a Andy Warhol tras el atentado con arma de fuego que sufrió a manos de Valerie Solanas. Ahora bien, la letra es bastante críptica y no resulta del todo fácil descifrar su verdadero significado.

 

 

 

Llega entonces el gran hit del álbum, ‘Perfect Day’ (con el permiso de ‘Walk on the wild side). Cuenta la primera pareja de Lou Reed, Bettye Kronstad, que el tema ‘Perfect Day’ estaba inspirada en «un día que pasamos juntos en el parque, exactamente como dice la canción».

“Just a perfect day / Simplemente un día perfecto, Drink sangria in the park / bebemos sangría en el parque. And then later, when it gets dark / y después más tarde, cuando oscurece. We go home” /nos vamos a casa.”

Sin embargo, la realidad no era tan dulce y sentimental como aparenta la letra, ya que la sombra de las adicciones estuvo siempre presente desde el inicio de su relación, llegando incluso a acusar al artista de malos tratos durante los años que estuvieron juntos. Ella ha relatado cómo se convertía en otra persona diferente a la que conoció cada vez que descendía a los infiernos del consumo.

La voz oscura y el acompañamiento de piano y violines rodean al tema de la ambientación adecuada para transmitir como un lamento ese ojalá viviera un día perfecto eternamente, que el propio Reed no podía retener, ya que como dice al final de la canción “You’re going to reap just what you sow” (recoges lo que siembras) y precisamente con Bettye no lo hizo nada bien. Un remordimiento y unas ganas de escapar de su propia conducta que consta también cuando dice “I thought I was someone else / creí ser otra persona. Someone good / alguien bueno”.

Con Hangin’ Round transitamos de nuevo por los ritmos rápidos de la Velvet hasta aterrizar en la que es quizás la canción que más se escuchó y terminó por explotar su fama, ‘Walk on the wild side’.

Este tema narra de manera sintética las historias de Holly Woodlawn, Joe Dallesandro, Candy Darling, Jackie Curtis y Joe Campbell, personajes de la órbita del NY de Warhol, cuyas vidas estuvieron repletas de sordidez, lucha y supervivencia en la clandestinidad.

No era habitual que en una canción presente en las lista de éxitos, se trataran temas como la prostitución masculina, drogas o la transexualidad, por lo que se entiende hoy en día la repercusión que tuvo y la ruptura con la manera de contar las historias que hasta entonces se utilizaba en la música comercial. Él lo hace ahora con un lenguaje menos sutil y más directo, desprendido de disfraz pero a la vez con un tono de humor, incluso cuando el trasfondo tiene raíz en la tragedia.

“Holly came from Miami, F.L.A. / Holly llegó de Miami Florida. Hitch-hiked her way across the U.S.A. /Atravesó todo E.E.U.U a dedo. Plucked her eyebrows on the way / Se depiló las cejas en el camino. Shaved her legs and then he was a she / Se afeitó las piernas y entonces se hizo ella.”

En el tramo final del álbum, brillan con luz propia ‘Satellite of Love’, tremenda balada nostálgica apoyada en el piano y los coros de Bowie, así como ‘I’m So Free’, con un tono alegre y reivindicativo de libertad, que hace de contrapeso a la anteriormente mencionada.

Baja el telón ‘Goodnight Ladies’, elegida al dedillo por ese tono de cabaret a punto de cerrar, despidiendo al público después de una gran noche, gracias aparte de a la letra, a la atmósfera creada por la tuba y el saxofón.

En definitiva, Transformer trascendió la influencia que Velvet Underground ya había supuesto anteriormente para el rock, heredando esa crudeza en las letras y sus ritmos agitados de riffs que se clavan, sumando el protagonismo absoluto de la voz de Lou Reed, que se viste en cada canción un traje diferente en consonancia con lo que quiere transmitir, y lo hace de maravilla.

Sin olvidar que fue una persona con algunas sombras, es inevitable caer de lleno en este álbum una y otra vez medio siglo después y reconocer el peso que ha tenido tanto en su carrera como en el mundo de la música, configurando el germen del estilo indie.