TOP
Pablo Solo

Bonus Track: Pablo Solo & John Simon

MARÍA F. CANET

Desde sus respectivos estudios caseros —uno en Woodstock y otro en Cantabria— el legendario productor norteamericano John Simon (The Band, Janis Joplin, Leonard Cohen, Blood, Sweat & Tears, Simon and Garfunkel) y el músico cántabro Pablo Solo, han ido dando forma a un proyecto común surgido a través de la red (los caminos de internet son inescrutables y la versión de ‘Tannenbaum’ que Solo realizó para el programa Las Islas de Robinson (Radio 3), dirigido y presentado por Luis De Benito, acabó en oídos de Simon).

Este inesperado y sugerente tándem acaba de presentar ‘Two Ways Of Lookin’ at The Same Thing’, primer adelanto surgido de la colaboración entre estos dos virtuosos de las melodías. Se trata de un tema que ya vio la luz, en voz del propio John Simon, para el disco Out On The Street (1992). La reinterpretación efectuada por el hombre orquesta cántabro es un festival de teclados de espíritu psicodélico manejados con pasión y de guitarras salvajes que parecen agitarse solas, mientras la voz de Pablo Fernández se impone con garra, arrolladora. Una cápsula del tiempo que traslada al oyente al esplendor de la segunda mitad de los 60’s.

En palabras del propio Pablo, ‘Two Ways…’ “fue la segunda canción que trabajamos John y yo mano a mano. Al principio supuso un reto para mí, porque cuando me propuso el tema pensé que estaba un poco fuera de mi registro”. Simon fue exigente con el cántabro: “La primera toma de la canción no pareció convencerle mucho, así que mi ego de músico me llevo a regrabar de nuevo el tema como un poseso en 4 horas. Yo creo que gracias a eso la canción respira tanta energía. Al finalizar la toma se la reenvié y su palabras, y cito textualmente, fueron ‘as the brits say; BRILLIANT!!! The song suits you perfectly, you do a great job, the solo is terrific’ .Creo que no he sentido un subidón igual en toda mi carrera”, afirma.

“Lo mejor de todo es que sigo encima de esa ola, ya veremos dónde rompe”, comenta con ilusión. La música, como todo en la vida, también puede mirarse desde diferentes perspectivas, y, en este caso, la unión de estas dos miradas (o mejor dicho oídos) parece un acierto seguro. Habrá que seguir surfeando olas con Simon y Solo.