TOP
Reme

Bonus Track: Reme

La banda hispano-británica presentará próximamente su primer trabajo bajo la fuerte impronta de la psicodelia

 

MARÍA F. CANET

Nada como la psicodelia para liberar la mente. En un año donde el movimiento físico se ha visto limitado y viajar suena a utopía, la música es una herramienta para escapar y el pop-rock psicodélico el vehículo idóneo para hacerlo. Ese vehículo bien podrían ser las canciones de Reme. Daniel Ruiz (voz, guitarra y teclados) se mudó a Inglaterra para sumergirse en la escena musical en la que se forjaron sus principales influencias (Beatles, Bowie, T. Rex , ELO o Elton John). Casualidad o no, la historia se repetía; Reme, madre de Daniel, también había emigrado a Londres para trabajar como aupair en la década de los 70’s. Una vez asentado en suelo británico, Daniel se unió a otros dos españoles Albert Cabot (teclados y sintetizadores) e Iñaki González (batería). El bajista, y único inglés del grupo, Sam Barltrop completó una banda cuyo nombre es un claro homenaje a la madre de su líder.

La música del cuarteto hispano-británico bebe del pop-rock perpetrado en Inglaterra durante los 60’s-70’s, pero también de bandas actuales como Arctic Monkeys (especialmente en la forma de cantar de Daniel y la crudeza de las guitarras en algunos temas) y la deriva psicodélica de conjuntos como Foxygen o The Lemon Twigs.

Grabados entre los estudios El Lado Izquierdo (Madrid) y Doghouse Studios (Londres), los 5 temas que hasta ahora conocemos del grupo, estarán incluidos en su primer disco, que verá la luz este 2021 y que ha contado con Manuel Cabezalí (Havalina, Zahara) y Víctor Cabezuelo (Rufus T. Firefly) a la producción, y Dany Richter e Iain Berryman (Kings of Leon, Florence+The Machine, Arcade Fire) como ingenieros de sonido.

Teclados de todo tipo (desde un piano de cola hasta un mellotron), sintetizadores  y el espíritu de los Wings de McCartney se imponen en temas como ‘Royal Cape’ o ‘David Livingstone’, su último sencillo, una composición cuya letra aboga por el atrevimiento y por salir de la zona de confort, mientras toma la figura del médico y explorador británico como referente. Por su parte, ‘Saint Marvellous’, combina la onda glam de Bowie con la dulzura de unos coros muy beatle, y cortes como ‘By Magic’, con sus guitarras en espiral, y ‘Gaga’, más melódica, entre el slide harrisoniano y los teclados de Elton John, destilan fantasía. La propuesta de Reme pasa darle una capa de actualidad a la psicodelia de los 60’s y 70’s; el pasado siempre sirve como impulso.