TOP

Celistia, un jardín mental de floreada psicodelia

David Cobo deja aparcado su Harrison Ford Fiesta para explorar nuevos y psicodélicos caminos musicales

 

RAQUEL ELICES

No hace falta esperar a que haya luna nueva, ni buscar el destello de las estrellas en mitad de la noche para escuchar a Celistia, pero la experiencia se acerca mucho al chispazo psicodélico que evocan las canciones de esta banda de Tarragona. Su nombre se inspira en ese instante nocturno, una reinvención de una palabra catalana que surgió en plena desescalada y con la que sus celestiales fundadores, David Cobo, Pau Angulo y Pablo Vidal decidieron bautizar su nuevo proyecto musical.

Ninguno de ellos llegaba nuevo a este jardín. Pau Angulo había sido parte de la mítica banda tarraconense Transistor Arkestra. Mientras, David Cobo y Pablo venían de formar filas durante algunos años con banda franco-catalana Harrison Ford Fiesta, pero su vocalista Romain y otro de los componentes entraron en hibernación. Tras un par de años parados, el punto de inflexión llegó en el momento en el que medio planeta quedó detenido a principios del 2020 por culpa de la covid. “Justo antes del confinamiento nos montamos un equipo de grabación, fue una gran inversión, un espacio pensado para Harrison, preparado para volver a arrancar de nuevo, pero Romain y César no encontraron las fuerzas para volver”, explica Cobo. Aparcado el For Fiesta, Pablo y David empezaron a idear la forma de canalizar sus ganas de componer y volver a tocar juntos.

 

Celistia es fruto del deseo de evadirnos del mundo y de la desidia del grupo anterior, queríamos empezar un nuevo proyecto con ganas”, cuenta Cobo. Y así fue. Nada más llegar la desescalada, sumaron a Pau al proyecto y entraron en el local para construir un artefacto psicodélico potentísimo al que titularon El Ocaso, un muro de sonido experimental, llena de capas, en el que la banda dio rienda suelta a toda la potencia que llevaban años guardando y que tuvo como resultado una exuberancia melódica llena de colores in crescendo. “El Ocaso fue nuestro I+D, nos venimos muy arriba componiéndola, metiendo samples e instrumentación de la que luego no podíamos prescindir”, confiesa el vocalista. Una especie de catarsis de grupo y un iluminador punto de partida.

Lo que no esperaban es que su carta de presentación al mundo llegase tan pronto y con un maestro de ceremonias como Ariel Rot. Su aparición en Un país para escucharlo, el programa con el que el músico argentino invitaba a recorrer la geografía musical de nuestro país, puso el foco sobre Celista a principios de 2021. “Me llamaron para participar en el programa con Harrison Ford Fiesta, pero como estábamos totalmente parados le hablé de mi nuevo proyecto, le pasamos el tema que acabábamos de componer y le encantó”, recuerda David. Aquella canción era Flores sin jardín, una pieza de guitarras serpenteantes, con una letra muy contundente que regalo a los espectadores un elegante tema psicodélico. “Todo sucedió muy rápido, ni si quiera habíamos ensayado juntos más que un par de veces antes, José Manuel Ruiz e Iván Rita acaban de llegar a la banda solo un par de semanas antes”, asegura.

 

 

 

Flores sin jardín supuso el verdadero despegué de Celistia, tras su paso por el programa, la banda lanzo el tema El Mar y el doble single El Ocaso / La Mañana. “Todo se aceleró a partir de ese momento, empezamos a cerrar bolos y tuvimos que ponernos las pilas”, comenta Cobo. Aún así, lo que realmente tienen en mente es poder sacar un larga duración a finales de año y centrarse, más que en los directos, en la parte compositiva, que es la que más disfrutan. La idea es dar continuidad a las canciones, dejarlas que dialoguen y construir un relato sobre la psique humana. “Dejando de lado El Ocaso, las demás letras tratan de canalizar la mente humana y las relaciones más complejas. Por ejemplo Flores sin Jardín habla de una persona PAS, (Altamente Sensible) y su forma de enfrentarse al mundo”, explica Cobo, que la compuso junto a su compañera Arantxa. Una canción a la que responde El Mar que, según el vocalista “seria una persona que habla de como ve desde fuera a esa persona PAS desde el lado opuesto”, añade.

Para David Cobo, Celistia da sentido a su espíritu artístico, pero nos cuenta, en un parón que tiene durante su jornada laboral como diseñador gráfico, que no se ve viviendo de la música. “Lo veo muy complicado, además a mí lo que más me gusta es la parte compositiva, encerrarme en el estudio y no tanto la de estar de gira”, explica. Cobos prefiere mantener los pies en la tierra mientras esperan la apuesta de una discográfica. De momento, en su camino hay un buen chispazo de luz de luna, un brillo que podrá disfrutarse en formato físico en solo unos días gracias al apoyo que le ha brindado el pequeño sello Diablo Records que presentará el próximo 4 de julio su primer doble single Flores Sin Jardín en vinilo en un acto en Alcalá de Henares. Un día antes, el 3 de julio Celista estará actuando en directo y presentando estos y otros de sus nuevos temas en la sala Fun House Music de Madrid. Psicodelia floreada para expandir la mente humana.