TOP

The Chicks: ascensión, caída y …

20 AÑOS DESPUÉS DE SU ÁLBUM DEFINITIVO, ‘HOME’, EL TRÍO TIENE QUE DESPEJAR SUS DUDAS

 

CON LAS BOTAS PUESTAS / MANOLO FERNÁNDEZ

A finales de agosto se cumplirán 20 años desde la publicación de Home, el sexto álbum de las Dixie Chicks con tal nombre, aunque era el tercero de su etapa más relevante, la que iniciaron como trío a finales de 1995, cuando la tejana Natalie Maines se unió a las hermanas Martie y Emily Erwin.

Home fue uno de los álbumes más sobresalientes de aquel momento, con un perfecto equilibrio entre la tradición y las nuevas formas. El registro tiene esencias de bluegrass, contó con el apoyo en la producción del veterano Lloyd Maines, padre de Natalie y renunciaron a utilizar la batería y el bajo eléctrico. Incluso volvieron a incluir un instrumental, como ocurría en sus primeros tiempos.

El resultado fue un disco entrañable pero lleno de solidez. Para ello, además de su propia inspiración como autoras, recurrieron a alguna canción que escuchaban en sus años juveniles. En 1975, por ejemplo, Fleetwood Mac llevaban al éxito un tema delicioso de Stevie Nicks llamado ‘Landslide’ del que las Dixie Chicks hicieron una versión impecable. También incorporaron a otros de los más prestigiosos compositores de entonces, como Patty Griffin, Radney Foster o Darrell Scott. Este último fue el autor de “Long Time Gone” , donde se acusaba a la country music de falta de alma y se hacía referencia a algunos de los emblemáticos referentes del género como Merle Haggard o Johnny Cash. La sentencia llegó con la frase “Ellos tienen al Jr., pero no tienen a Hank.

Cuando los negros nubarrones de la invasión de Iraq acechaban, las Dixie Chicks habían logrado el No.1 de las listas con ‘Travelin’ Soldier’, el tercer single de aquel Home, que el trío había interpretado en la entrega de premios de la Country Music Association de 2001, el año de la caída de las Torres Gemelas. ‘Travelin Soldier’ cuenta la historia de un soldado norteamericano que mantiene correspondencia con una chica de su escuela durante la guerra de Vietnam. Bruce Robison, cuñado por entonces de Emily, la compuso y grabó en 1996.

 

El 10 de Marzo de 2003, durante un concierto del grupo en el Shepherd’s Bush Empire de Londres, Natalie Maines comentó al público asistente: “Sólo para que lo sepáis, estamos avergonzadas que el presidente de los Estados Unidos venga de Texas”. Estaba a punto de comenzar la invasión de Iraq.

Aquellas doce palabras lo cambiaron todo. Su declaración de principios supuso un boicot infame de los sectores más reaccionarios de los medios de comunicación norteamericanos, en el que llegó a intervenir la propia Administración del entonces presidente George Bush. Sus canciones dejaron de sonar en las emisoras de radio, sus discos desaparecieron de las listas de éxitos que dominaban, recibieron serias amenazas de muerte y tuvieron que mudarse a California. Pero no acabaron con las Dixie Chicks.

A mediados de 2006, con la perspectiva del tiempo transcurrido, regresaron con el álbum Taking The Long Way, que fue la constatación de sus posturas. El tema ‘Not Ready To Make Nice’ era la prueba más evidente, sin dar tregua al desencuentro entre el trío y sus detractores. Las Dixie Chicks, incluso, renegaron de la escena de la country music. El disco logró cinco premios Grammy y batieron el record de ser el único grupo femenino en lograr que tres de sus discos hayan sido No. 1 en su primera semana de edición.

En todo este intervalo, las dos hermanas Erwin llegaron a publicar un par de álbumes como dúo bajo el nombre de Court Yard Hounds y Natalie Maines lanzó un disco en solitario. Todos ellos sin la relevancia de otros tiempos.

Cuando algunos las daban por perdidas, las Dixie Chicks regresaron en 2016 con una gira que recuperaba la potencia que el trío siempre ha tenido en escena. Realizaron su DCX MMXVI World Tour abarrotando estadios por todo el mundo y tomando literalmente el escenario de la gala de los premios de la CMA junto a Beyoncé para realizar una versión conjunta de ‘Daddy Lessons’.

La dignidad del trío no ha hecho fácil su vida. Musicalmente, tardaron 14 años en volver al estudio para grabar un álbum conjunto, Gaslighter, que la llegada de la pandemia impidió que presentaran en directo. Se trata de un registro que tiene una relación demasiado directa con el complicado divorcio de Natalie Maines y el actor Adrian Pasdar. Poco antes, Taylor Swift las tuvo a su lado en ‘Soon You’ll Get Better’,

En junio, un par de meses antes de ese cumpleaños del que hablábamos al principio, y con el simple nombre de Chicks Tour el trío tiene previstas 27 fechas por otras tantas ciudades de Estados Unidos. En buena parte de estos conciertos contarán con la cantautora Patty Griffin y en seis de ellos Jenny Lewis abrirá los shows.

Recordemos que el grupo eliminó la palabra “Dixie” de su nombre original, que se refiere a la Mason-Dixon Line y sus connotaciones con la esclavitud.

The Chicks nunca han pasado inadvertidas. Incluso alguien llegó a escribir que eran “un tesoro del punk rock”… y seguro que duerme tranquilo. Todos estos años después, no están arrepentidas de nada de lo que hicieron. Nadie debería arrepentirse de ser digno y cabal. Pero es el momento en que una carrera que ha tenido una trascendencia inusual debido a la categoría de sus protagonistas no puede culminar siendo tan solo una anécdota. El trío tiene que despejar sus dudas.