Los orígenes de la primera cadena musical. Cuando consumir música suponía un acontecimiento social

CRISTINA G. HERNÁNDEZ

En 1981 apareció la MTV con la emisión del videoclip del tema Video Killed the Radio Star de The Buggles. Un tanto irónico si tenemos en cuenta que habla de cómo el vídeo se ha cargado a la radio, el medio de comunicación y entretenimiento por excelencia hasta la irrupción de las pantallas en los salones de la población años antes.

Hasta su llegada a la televisión solo existían programas como el Ed Sullivan Show o American Bandstand, en los que los artistas interpretaban en directo algunos temas para promocionar sus discos. Esos programas musicales están en el imaginario colectivo sin que lo sepamos. Esos vídeos en blanco y negro de Elvis Presley versionando Hound Dog de Big Mama Thornton o Love Me Tender.

Consumir música suponía un acontecimiento social, la gente se reunía alrededor de transistores o televisores para escuchar y bailar sus canciones favoritas. Realmente solo se escuchaban singles, que se vendían en discos de vinilo de 45rpm y que contenían una o dos canciones por cada cara, que coincidía con las más conocidas, las que se podían escuchar por la radio. Los singles eran un primer paso antes de grabar el disco que finalmente haría conocido al artista.

Los LPs se beneficiaron con la ruptura de Frank Sinatra y Ava Gardner, que propició que surgiera el disco conceptual, ya que Sinatra cantó y ordenó las canciones de su álbum In The Wee Small Hours de forma que contaran una historia, la de cómo perder a su amada. Los LPs permiten expresarse de una forma más extendida, ya que caben entre 5 y 6 canciones en cada cara, así que los artistas dejaron de comercializar su música en singles para hacerlo en álbumes de larga duración con más canciones que expresen su idea completamente. Obviamente, en la música pop esto no gustó, nadie quería sacar 12 canciones, sino un single que les llevara a lo más alto.

A la vez que cambiaba la forma de crear y consumir música, también la radio fue evolucionando, los locutores se hicieron más habladores y esto les acercó al público a la vez que a los artistas, se podía saber más sobre lo que se estaba escuchando y eso ayudaba a que los oyentes fueran a comprar el disco. Entonces llegó la MTV con 24h de vídeos musicales seguidos.

mtv sinatra

Se llevó a otro nivel el potencial de la música porque se le sumó el potencial de la televisión, así que además de lo musical empezó a primar también la imagen y los videos, que no contaban ninguna historia, pero eran una sensación. Si Michael Jackson es el Rey del Pop, puede que mucho tenga que ver el hecho de que fue el primer artista negro que apareció en una MTV que solo programaba rock blanco, y no solo hizo eso, sino que en su video Billie Jean y más adelante en thriller mezcló lo musical con lo cinematográfico.

De esta forma, todo lo que salía en MTV llegaba al número 1 en las listas de ventas y se volvió a consumir el single. Esto se acentuó porque surgieron las cintas de cassette, que permitían hacer mezclas de las canciones favoritas grabándolas de la radio o de los discos y tener una colección de historias contadas con canciones en cintas. Ni qué decir tienen las grabaciones de los conciertos de The Grateful Dead que circulaban por el mundo más y mejor que sus discos, ya que no podían recoger en el estudio la misma energía que en un escenario. Ni las drogas y sus efectos.

Junto con el cassette apareció el walkman y sus auriculares, y para qué queremos más. El consumo de música se individualizó, la banda sonora de cada momento se podía elegir y llevar en la palma de la mano sin necesidad de compartirla con nadie más. Poco después con el CD se revolucionó la industria, cabían más canciones, por lo que más canciones eran de relleno y entonces subía el precio, así que las ventas no mejoraron. Enseguida alguien descubrió que podía comprimir los archivos en mp3 y compartirlos digitalmente, y ya no hacía falta comprarse el disco entero para escuchar una sola canción que se podía descargar con Napster.

Hoy día, en la era Spotify, donde la música ha dejado de ser tangible, consumimos canciones en playlists de los servicios de streaming, compramos canciones en plataformas digitales, escuchamos canciones en Youtube. Muchos han olvidado y los hay que jamás supieron escuchar historias contadas con canciones desde su formato a su forma.