TOP

Niños Mutantes y el abrazo más esperado

Los adelantos del próximo trabajo de la banda granadina prometen un reencuentro con su sonido más genuino

 

PALOMA HERNÁNDEZ MATELLANO

Qué mejor forma de volver que con un abrazo. Un abrazo que reconforte y consuele, que sea un refugio de felicidad y evasión. Ese abrazo que pone el mar en calma y promete remar contigo. En aquellos días grises en los que los abrazos eran solo nostálgicos recuerdos del pasado y ansiados deseos de futuro, las canciones les tomaron el relevo. En honor a todo lo vivido, Niños Mutantes han elegido ‘No Has Venido a Sufrir’ como el abrazo musical que encabeza su próximo trabajo. Una banda sonora que cura, sana e ilusiona. 

Juan Alberto (voz y guitarra), Miguel (bajo), Nani (batería) y Andrés (guitarra y teclado) llevan años escribiendo su autobiografía en forma de canciones. “Cada disco refleja siempre un momento vital”, confiesan, e inevitablemente los primeros adelantos del que será su duodécimo álbum de estudio “tienen que ver con los cambios que hemos sufrido en este tiempo extraño”. “Vencimos”, cantan al final de ‘No Has Venido a Sufrir’, cerrando un tema que es un reencuentro con el sonido más identitario de la banda granadina.

El estallido de la crisis pandémica coincidió con la salida de Ventanas (Ernie Records, 2020), un disco experimental en el que los Mutantes cargaron su música de nuevos rumbos. “Aprendimos más que en veinte años al mezclarnos con gente diversa, con orientaciones distintas a la nuestra y con la actitud más abierta que nunca habíamos tenido”, reconocen. De la mano de cinco productores diferentes (Ángel Luján, Raúl Pérez, Carlangas y Anxo de Novedades Carminha, Noni López y Javier Doria de Lori Meyers, y Christina Rosenvinge), Ventanas es un viaje en el que se atraviesa todo el espectro sonoro que va desde el rock al funk, de la electrónica al folk.

‘Todo tiene un precio (LA CIUDAD)’ desborda un ritmo bailable y pegadizo, mientras ‘Palabras para Julio (LA VEGA)’ retoma las letras cargadas de significado a las que acostumbran Niños Mutantes, en una brillante crítica al clima asfixiante de las ciudades. Esta última fue uno de los temas que produjeron junto a Ángel Luján, con quien tienen “una relación artística muy sólida y es una pieza fundamental en nuestro trabajo actual”. Él será el productor principal de su próximo trabajo, que contará también con Alonso Díaz a los mandos para algunas canciones: “Alonso era una asignatura pendiente: él fue Mutante dos o tres años, en la gira de Diez, y es uno de los músicos más increíbles con que nos hemos topado nunca”. El ahora cantante y guitarrista de la también banda granadina Napoleón Solo “ha sido esencial sobre todo en ‘Mensajes’, que tiene arreglos orquestales, pianos y una concepción que son muy suyas”, confiesan sus compañeros de profesión.

 

‘Mensajes’ es el segundo sencillo de su próximo álbum, que ya empieza a coger forma, aunque todavía está “a mitad del proceso”. El tema es una punzante reflexión sobre la sociedad hipercomunicada en la que vivimos, sobre “un futuro que no esperábamos y que está aquí, en el que cada vez queda menos sitio para el contacto humano en carne y hueso”. Recogiendo el legado que sembraron en Ventanas, que les liberó de “prejuicios y limitaciones absurdas” para ampliar su “paleta de recursos” y dotar su música de nuevos matices, en esta ocasión se atreven con un tono más épico y orquestal para acompañar su mensaje. Un sonido mutante renovado, pero con su esencia rockera intacta.

Con Grandes Éxitos de Otros (Astro Discos, 2007), su disco de versiones que cumple ahora quince años, los Mutantes han dejado su sello en himnos nacionales e internacionales que van desde el ‘Como Yo Te Amo’ de Rocío Jurado y ‘Nadie Te Quiere Ya’ de Los Brincos hasta el ‘Leave Be Me’ de The Zombies. “Siempre hay canciones icónicas en el subconsciente: últimamente cantamos mucho ‘El río’ de Miguel Ríos, e hicimos hace poco ‘La Estrella’ de Morente y también ‘Hasta la raíz’ de Natalia Lafourcade”. Preguntados por las canciones que no podrían faltar en un disco de versiones que grabasen hoy, coinciden en que tienen pendiente “un homenaje a Battiato como fans agradecidos”. “Lo mismo os compramos la idea y hacemos un volumen dos”, comentan.

En los más de veinticinco años de trayectoria que Niños Mutantes llevan a la espalda, la industria musical ha pasado de marquesinas envueltas por la cartelería de conciertos a los bailes de TikTok para promocionar los nuevos lanzamientos. “Por mucho que pasen los años y entren en juego factores como el dinero, la notoriedad, las malditas redes y la promoción, la música siempre será pasión”, sentencian.

“Todo eso lo soportamos estoicamente con tal de poder vivir el milagro de emocionarnos otra vez cuando hacemos canciones nuevas o cuando un concierto sale redondo”. Con la vuelta a los escenarios tras el parón pandémico, los Mutantes le están brindando una nueva vida a Ventanas, que por fin ha salido de los hogares, de los altavoces y auriculares, para sonar a todo volumen en festivales, auditorios y verbenas.

La música acompaña, reconforta y consuela. Es una fotografía sonora con la que revivir momentos, lugares y personas, porque en todos los instantes de la vida suena una canción. Y volver a esa canción cuando más lo necesitas es mejor que un abrazo. Niños Mutantes llevan años componiendo abrazos, poniendo banda sonora a memorias festivaleras, noches calurosas y paseos por Granada. Su próximo trabajo promete seguir firmando con el sello Mutante los recuerdos más inolvidables.