TOP

Unidad y Armonía, el verano como salvación

Damos la bienvenida al estío con Un Verano Invencible, el tercer álbum de la banda granadina

 

JAVI TEJERO

Cuando empezó la pandemia pensamos que en verano se habría terminado, pero no fue así. Un estío después aún no hemos salido, pero el horizonte es algo más esperanzador. Al igual que Albert Camus, Miguel Martín, el líder del proyecto Unidad y Armonía, encontró un verano invencible en su interior cuando estaba sumido en lo profundo del invierno. Un verano que traía su música para aportar la luz necesaria. Un Verano Invencible destelló por primera vez el 14 de mayo de este año, con diez canciones cargadas de psicodelia y buenas vibraciones.

“El título del disco llegó al final, cuando estuvo todo grabado. La última en grabarse fue ‘Rayos de Sol’, las anteriores se dejaron registradas antes de la pandemia, y esta última aportación fue lo que me hizo decidirme por el título y le dio concepto a la obra. Las texturas que habíamos creado contribuían a ese ambiente veraniego, pero de última hora de la tarde”, afirma. Pero a pesar del título y de la estética, con la portada naranja de Borja Buenafuente que nos transporta a atardeceres cálidos, Miguel matiza la calificación del disco como veraniego. “Sí que puede haber música que apetece escuchar más en una estación que en otra, pero creo que este es un disco que puede encajar bien en cualquier época del año, no son canciones del verano. Es un verano como estado mental”. La frase de Camus le llegó en el momento preciso: “Estaba pasando un mal momento anímico, y parecía que el año pasado no hubo verano, este año y medio ha sido como un largo invierno. Ahora con la vacunación y la reactivación de los festivales y otras actividades da la sensación de que recuperamos el verano”.

 

 

 

En esta aventura lo acompañan músicos de primer nivel de la escena granadina, formando un super grupo que aúna experiencia y juventud. “La banda viene tocando conmigo desde hace tiempo y funciona muy bien. En el primer disco yo lo grabé casi todo y acabé un poco cansado, además que pierdes la perspectiva. Con este grupo en el que todos aportan muchísimo he disfrutado más también”. En ese primer disco ya estaba presente el actual batería de la banda, el reputado Popi González. “Popi, además de ser un batería que parece salido de los 60, es un gran músico y amigo que da muchas ideas, aprendes mucho. Es muy bueno también con la voz, siempre probamos voces los dos y si la voz le queda mejor a él pues canta él, me gusta que la voz principal se reparta, da otra dimensión”. Por otro lado está la pujante juventud de Toni Jiménez, guitarrista. “A Toni se lo están rifando todos los grupos de la ciudad”. Completan la formación Julián Méndez al bajo, Carlos Marqués a los teclados y Roberto Escudero con la percusión.

En el disco hay una fuerte conexión entre Granada y Sudamérica que queda de manifiesto especialmente en ‘Soy una Nube’, canción de Elia & Elisabeth, dúo colombiano de pop de principios de los 70. “Descubrí la canción por casualidad hará unos cinco años, me compré el disco y me encantó. Creo que el grupo volvió a sonar gracias a una serie que incluyó algo de su música. La hemos grabado sin apenas variación respecto a la original”. Tiene, eso sí, un toque granadino inequívoco, un soplo flamenco con las voces de las hermanas Morente, Estrella y Soleá. “Pensé en ellas, me cuadraba, les pasé la canción y les gustó. No sé si es la primera vez que graban algo juntas, pero no recuerdo ninguna otra ocasión en la que hagan un mano a mano. Yo había trabajado con las dos por separado y con su padre”. Cuenta también que la canción, acertadísimo primer single del disco, está teniendo muy buena acogida en México. 

 

 

La otra versión que incluye el LP, ‘Esa luz’, es del grupo argentino Los Espíritus. “Es un grupo actual, la canción tendrá unos cinco años. Pensaba que podía encajar bastante, aunque en esta ocasión no hemos sido tan fieles a la original, nos la hemos llevado más a nuestro terreno, y con los sintetizadores ha quedado muy ochentera”. Otros elementos de Sudamérica los encontramos en algunas letras, por ejemplo en un poema del chileno Gonzalo Rojas que sirve de letra a ‘El principio y el fin’; o en otro poema de la uruguaya Idea Vilariño, ‘El mar no es más que un pozo de agua oscura’. Este tema había salido en 2019 como cara B del single Y la verdad los tuvimos. “Incluimos esta canción porque nos daba pena que se quedara sólo en digital, y tenía el mismo aire de las otras canciones”. Cierran el círculo otras colaboraciones granadinas de postín, como  Cosmotrío o JJ Machuca. Hay influencias de históricos de la ciudad como Los Ángeles o Lagartija Nick. “Antonio Arias es uno de mis compositores españoles favoritos, y alguna de las letras, como ‘Extraño’ o una estrofa de ‘Somos excusa’ las escribió Isabel Daza, poetisa que en este caso es la mujer de Antonio. Hay muchas colaboraciones, pero intento que sean de gente afín o que se identifique con el proyecto, que no sea por compromiso”.

El verano es invencible, es inútil intentar resistirse. Lo mejor es dejarse llevar por las ondas sonoras que tejen la luz tenue y anaranjada de las últimas horas de la tarde. En sus notas encontramos el reposo, la nostalgia, encontramos incluso a Bach en el inicio de ‘Domingo de Ramos’. Es la bocanada de aire fresco necesaria para sobrellevar las altas temperaturas.